El uso literario del adjetivo

El adjetivo, junto al adverbio, es enemigo del escritor, y en consecuencia también lo es del lector. Es una herramienta, pero como la nitroglicerina, que solo hace ruido y destruye si no se sabe usar. El primero ayuda a describir a los sujetos de la narración y el segundo a describir sus acciones. Ambos, si no enriquecen, duermen la historia, aburren, despistan, siembran irrelevancias que no germinan y convierten los libros en combustible para estufas. Vamos a repasar cómo los adjetivos pueden destruir un texto y hacerle perder el tiempo al que quiere disfrutar. A ver si lo consigo sin utilizarlos, como hasta aquí.

Artículo exclusivo para suscriptores

Para seguir leyendo este artículo tienes que ser suscriptor. Así me ayudarás a seguir creando contenido de calidad de forma independiente. A cambio te ofrezco una serie de ventajas. Puedes verlas haciendo click aquí:


*REFERENCIAS:

García Márquez, G., Relato de un náufrago (1955), Bogotá, El Espectador.

Aristóteles, Poética (s. IV ac).

Horacio Flaco, Q., Epístola a los pisones (s. I).

Boileau, N., L’art poétique (1674), París, Denys Thierry.

Quevedo, F., Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos; ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños (1626), Zaragoza, Pedro Verges.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close