Luna de nieve

Nací un diecinueve de febrero. El de este año me había citado con la luna, vestida de largo y blanco. Luna de nieve la llaman los astrólogos. Poco antes de las siete de la tarde la vi aparecer por el horizonte mediterráneo. Amanecía luminosa como casi nunca, en la parte débil del compás, a contratiempo. Estaba preciosa, sin eclipses ni velos, completamente desnuda. No me extraña que muchos hombres pierdan la cabeza por ella. Luego pasó lo que tenía que pasar: nos ocupamos del silencio y dejamos correr el reloj.

Al volver a casa yo tenía cuarentaidós años y ella solo quince días de edad. Me miraba gibosa menguante desde arriba, como una metáfora de mí, cabalgando solitaria bajo el signo de Virgo. Sé que no volveré a verla hasta dentro de siete años… pero qué bonita era, tan nocturna y negativa, guardando en sus brazos los rayos de Zeus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close