El rinoceronte

Debo estar en la Arcadia,
no sé si vivo aún. 
He visto brotar de la tierra,
encrestada de fuego y oro,
a un ave del paraíso, 
junto a unos geranios púrpura
que huelen a limón.
He visto a una dragona aristócrata
devorando a una ninfa boca abajo,
que de tan presumida y sibilina
se hacía llamar salamanquesa.
He visto volar a un rinoceronte
y hablarme con zumbidos,
poderoso, regio y enigmático,
como el barco de Argos.
Me he visto entre las lunas de Neptuno
reflejado en una náyade nocturna.
Y he visto a una musa de puntillas
salir de mi habitación.
Debo estar en la Arcadia,
no sé si vivo aún.

*Foto del autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close