El presunto periodista

“Pablo Iglesias decidió que no convenía someter a más presión a Dina Bousselham, una mujer que es mayor de edad.” La sutileza de esa yuxtaposición es, simplemente, deliciosa. Vicente Vallés, al que Iglesias llama presunto periodista, demuestra con esa frase dominar el lenguaje periodístico sin faltar a la verdad. En los tiempos que corren no es poca cosa. El núcleo de la oración son palabras de Iglesias, que no requieren mayor contexto para que no se malinterpreten. La explicativa, por otra parte, es un hecho conocido. Pero juntas hacen la magia. Encierran, con elegancia e ironía, todo el fondo de la noticia. En un tweet habría cabido y sería suficiente para que todos entendiéramos lo que ha pasado con el asunto de la tarjeta y pudiéramos sacar conclusiones, así sin más, sin que nos mastiquen el razonamiento.

La frase de Iglesias era esta, para que no quepa duda: “Imagínese lo que su pone para una mujer de veintipico años saber que esas fotos íntimas suyas acaban en manos de OK Diario, Eduardo Inda, de Villarejo…” “Yo examino el contenido, veo lo que hay ahí, y tomo una decisión, que es no someter a Dina Bousselham a más presión.” Me imagino a Vallés cuando escuchó eso, lo veo frotándose las manos, con el bolígrafo entre los dientes, con la sonrisa del cazador que tiene a la presa en el punto de mira, y escribiendo lo que iba a decir en antena. Reordena la cita de Iglesias y añade un hecho conocido: “Consideró por su propia cuenta que era mejor para Bouselham no tener la tarjeta, aunque ella era su legítima propietaria y, por tanto, conocía su contenido.” Otra vez, magia.

De las palabras del propio vicepresidente se deduce que pretende apelar a los sentimientos ideológicos para desviar la atención: sería muy peligroso para Dina, mujer joven y débil, que los periodistas malos, hombres machistas y de extrema derecha, tuvieran en su poder el contenido personal de su tarjeta. Visto con el mejor corazón, queda hasta tierno. Pero a poco que lo pensemos, revela una táctica emocional para esconder sus delitos, que solo puede funcionar para sus seguidores más fanáticos. Quiero pensar que ni sus familiares se lo creen, pero bueno, soy muy ingenuo. La simpleza del caso es que Iglesias examina el contenido de una tarjeta propiedad de Dina, lo cual es delito, luego la retiene durante meses, lo cual es delito, y cuando la entrega está destruida, lo cual apunta a otro delito. Que fuera propiedad de una mujer joven no parece una excusa suficiente para no devolverle la tarjeta. Tal vez el contenido, si cayera en manos de la prensa, fuera muy peligroso para Iglesias. Quizá sea yo ingenuo y también demasiado malpensado.

El caso es que Vallés, para envenenar a Iglesias, utiliza una estructura tan elemental como la siguiente: “Hoy echan El padrino en Antena 3, una película de Coppola.” La noticia de un hecho más un dato conocido. En rigor nada se le puede reprochar, pero claro, cuando se desnuda todo el discurso de un demagogo y se deja la cuestión en cueros vivos se ven las vergüenzas. Ante eso, cuando Iglesias ya no puede esconder la verdad, solo le queda cargar contra el presunto periodista y ridiculizar su profesionalidad. Nada perturba a Vallés: se refiere a sí mismo como “un presunto periodista” y sale tan limpio del barro como cuando entró, y aún más alto y más guapo.

Ahora toca meterlo entre las cloacas, los bulos, el fascismo, la prensa patriótica y lo que se les ocurra. También podemos levantar la mano y decir que no, que el estilo de Vallés es brillante. Cada uno lo que vea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close